Los errores más comunes en diseño con tipografía sans-serif

Los errores más comunes en diseño con tipografía sans-serif

La tipografía es uno de los elementos más importantes en el diseño gráfico, y dentro de ella, la tipografía sans-serif ocupa un lugar destacado. La tipografía sans-serif se caracteriza por no tener serifas, es decir, esos pequeños apéndices que podemos encontrar en los extremos de las letras de las tipografías serif. Este tipo de tipografía es muy utilizada en el diseño gráfico debido a su legibilidad y modernidad.

Sin embargo, el uso de la tipografía sans-serif no está exento de errores comunes que se repiten a menudo en el diseño gráfico. En este artículo, identificaremos los errores más comunes en el uso de la tipografía sans-serif para que puedas evitarlos en tu próximo proyecto de diseño.

1. Utilizar demasiadas fuentes distintas

Uno de los errores más comunes en el diseño con tipografía sans-serif es utilizar demasiadas fuentes distintas en una misma composición. Es cierto que la tipografía sans-serif ofrece muchas opciones, pero una composición sobrecargada de fuentes distintas puede producir una sensación de confusión y falta de coherencia.

Por tanto, lo recomendable es utilizar un número reducido de fuentes y combinarlas de manera adecuada. Una buena práctica es utilizar una fuente para el título, otra para el subtítulo y otra para el texto. También es recomendable utilizar variaciones de una misma fuente, como puede ser la versión bold o light.

2. No considerar el interlineado

El interlineado o espaciado entre líneas es un aspecto muy importante en la legibilidad de un texto. Si el interlineado es muy reducido, el texto puede resultar asfixiante para el lector, mientras que si es muy amplio, el texto puede parecer desordenado.

En el caso de la tipografía sans-serif, es importante considerar el interlineado debido a que los caracteres suelen tener un mayor tamaño que en otras tipografías. Por tanto, lo recomendable es utilizar un interlineado que permita una lectura cómoda y agradable visualmente.

3. Utilizar tipografías poco legibles

Aunque la tipografía sans-serif se caracteriza por su legibilidad, no todas las tipografías sans-serif son iguales en términos de legibilidad. Algunas tipografías pueden resultar poco legibles debido a un diseño poco cuidado o a una combinación incorrecta de caracteres.

Por tanto, es recomendable utilizar tipografías sans-serif que hayan sido diseñadas para ser legibles y asegurarse de que la combinación de caracteres en el texto no dificulte su lectura. En este sentido, es importante recordar que la legibilidad es fundamental en cualquier diseño gráfico, especialmente en aquellos donde la comunicación de un mensaje es esencial.

4. No utilizar el espacio en blanco de manera adecuada

El espacio en blanco o negativo es un elemento fundamental en el diseño gráfico, ya que permite una lectura más agradable y una mejor organización de los elementos en una composición. En el caso de la tipografía sans-serif, es importante utilizar el espacio en blanco de manera adecuada para evitar una composición sobrecargada.

Un buen uso del espacio en blanco puede ayudar a destacar ciertos elementos de la composición, como pueden ser los títulos o subtítulos. También puede ayudar a separar distintos bloques de texto, facilitando la comprensión del mensaje.

5. Utilizar tipografías muy populares

Por último, otro error común en el diseño con tipografía sans-serif es utilizar tipografías muy populares. Aunque es cierto que algunas tipografías sans-serif son muy utilizadas debido a su legibilidad y versatilidad, su gran popularidad puede producir una sensación de falta de originalidad.

Por tanto, es recomendable explorar más allá de las tipografías más populares y utilizar tipografías menos comunes que permitan una mayor originalidad en el diseño gráfico.

En conclusión, el uso de la tipografía sans-serif en el diseño gráfico es fundamental debido a su legibilidad y modernidad. Sin embargo, es importante evitar errores comunes como utilizar demasiadas fuentes distintas, no considerar el interlineado, utilizar tipografías poco legibles, no utilizar el espacio en blanco de manera adecuada o utilizar tipografías muy populares. Al evitar estos errores, podrás mejorar la calidad de tus diseños con tipografía sans-serif y transmitir de manera efectiva tu mensaje.