Los errores más comunes al utilizar tipografías de display y cómo evitarlos

Los errores más comunes al utilizar tipografías de display y cómo evitarlos

La tipografía es uno de los elementos más importantes en el diseño gráfico y comunicación visual. Es un elemento que con el uso adecuado, puede atraer la atención del espectador y transmitir un mensaje de manera clara y efectiva. Sin embargo, cuando no se utiliza correctamente, puede ser perjudicial para el diseño y la comunicación. En este artículo, analizaremos los errores más comunes que se cometen al utilizar tipografías de display y cómo evitarlos.

¿Qué son las tipografías de display?

Las tipografías de display son aquellas que se utilizan en títulos, encabezados, carteles y otros elementos que requieren mayor legibilidad y visibilidad. Se caracterizan por ser tipografías más grandes que las utilizadas en el cuerpo de texto, y suelen tener estilos y formas más llamativas. El objetivo de la tipografía de display es capturar la atención del espectador y transmitir un mensaje de manera efectiva.

Error 1: Utilizar demasiados estilos de fuente

Una de las mayores tentaciones al trabajar con tipografías de display es utilizar varios estilos de fuente llamativos. Esta práctica, aunque puede parecer elegante y creativa en algunos casos, puede ser perjudicial para la legibilidad, especialmente si utiliza estilos de fuente que son muy similares o conflictivos entre sí. Es importante recordar que el diseño no debería ser sólo elegante, sino también funcional.

Solución: Utiliza no más de dos estilos de fuente para títulos y encabezados. Opta por utilizar un estilo de fuente simple y claro para el cuerpo de texto.

Error 2: Utilizar una tipografía inapropiada

Otro error común es utilizar una tipografía que no es adecuada para el propósito y el mensaje que se está intentando transmitir. Por ejemplo, utilizar una tipografía de estilo vintage en un anuncio de un producto moderno puede ser confuso para el espectador. Utiliza una tipografía que refleje tu mensaje y propósito.

Solución: Investiga las tipografías que se ajustan a tus necesidades. Examina las características de la tipografía, como el grosor y la forma. Considere los cambios en la estacionalidad, la ubicación, la marca o el lugar de destino de su diseño.

Error 3: Utilizar una tipografía ilegible

Otro error común es utilizar tipografías ilegibles para el espectador. La estética llamativa no debe ir en detrimento de la legibilidad y claridad. Una tipografía ilegible no sólo dificulta la lectura, sino que puede alejar al espectador. Por lo tanto, asegúrate de que tu tipografía sea legible desde la distancia.

Solución: Antes de seleccionar una tipografía para tu diseño, pruébala en diferentes tamaños y contextos. Asegúrate de que la tipografía sea legible incluso en la distancia. Pide opinión a otras personas acerca de la legibilidad de la fuente seleccionada.

Error 4: Utilizar una tipografía trillada

Otro error es utilizar una tipografía que sea demasiado trillada y repetitiva. Este tipo de tipografías no atrae la atención del espectador y puede ser marchitada. Déjate llevar por la creatividad y selecciona una tipografía llamativa y original.

Solución: Explora las tipografías que se ajustan a tus necesidades y concéntrate en aquellas que son originales pero legibles. No tengas miedo de salir de lo común y atraer la atención del espectador con algo único.

Error 5: Utilizar una paleta de colores inadecuada

Un error común al utilizar tipografías de display es utilizar una paleta de colores inadecuada. Tipografías de display son ideales para títulos y encabezados. Seleccionar una paleta incorrecta puede alejar al espectador.
Solución: Asegúrate de seleccionar una paleta de colores coherente con el mensaje que se está intentando transmitir. Selecciona una paleta de colores que encaje con los colores del resto del diseño.

Conclusión

La tipografía es un elemento importante en el diseño gráfico y la comunicación visual. Las tipografías de display pueden ser una herramienta efectiva cuando se utilizan adecuadamente. Selecciona una tipografía original, legible y adecuada a tus necesidades y mensaje de transmisión.

Recuerda seleccionar una paleta de colores apropiada para evitar alejar al espectador y obstruir la legibilidad del diseño. No tengas miedo de salir de lo común pero también asegúrate de que la tipografía seleccionada sea legible y clara.

Con estas prácticas, podrás utilizar tus tipografías de display de forma efectiva y transmitir un mensaje claro y legible.