Diseñando con jerarquía: cómo utilizar tipografía moderna para crear una comunicación efectiva

Introducción

La tipografía es una disciplina fundamental en cualquier diseño gráfico. Es la herramienta que nos permite crear la comunicación visual con el usuario a través de los textos. Se trata de una forma de arte que está evolucionando constantemente y que sigue siendo cada vez más importante en el mundo del diseño. Pero, ¿cómo podemos utilizar la tipografía moderna para crear una comunicación efectiva? En este post hablaremos sobre cómo diseñar con jerarquía y cómo la tipografía puede ayudarnos a conseguir una comunicación efectiva.

¿Qué es la jerarquía?

La jerarquía es la organización visual de los elementos en un diseño que se utiliza para hacer destacar unos elementos sobre otros. En un diseño, los distintos elementos tienen diferentes niveles de importancia, y la jerarquía es la que nos indica cuáles son los más importantes. En el caso de la tipografía, la jerarquía se refiere a la diferenciación visual que hacemos entre los distintos niveles de texto. Por ejemplo, un titular es más importante que un texto de cuerpo, por lo que debe tener una jerarquía visual superior.

La importancia de la tipografía en la jerarquía visual

La tipografía es uno de los elementos más importantes para crear la jerarquía visual en un diseño. A través de ella, podemos diferenciar visualmente los distintos niveles de texto y destacar aquellos que son más importantes. Hay diferentes elementos de la tipografía que nos permiten crear esta jerarquía visual. Algunos de estos elementos son el tamaño de la fuente, la negrita, la cursiva, la variación de las formas, la combinación de fuentes, entre otros.

Diseñando con jerarquía

Para diseñar con jerarquía, es importante tener en cuenta los siguientes aspectos:

1. Identificar los elementos principales

Lo primero que debemos hacer es identificar los elementos principales que van a formar parte de nuestro diseño. Para ello, es necesario conocer bien el brief del proyecto y entender cuál es el mensaje que queremos transmitir.

2. Establecer una estructura

Una vez identificados los elementos principales, hay que establecer una estructura que nos permita ordenarlos y crear la jerarquía visual. Esta estructura puede ser a través de bloques, columnas, filas, etc.

3. Seleccionar las fuentes

Después de establecer la estructura, es necesario seleccionar las fuentes que vamos a utilizar. Es importante tener en cuenta que cada fuente tiene su propia personalidad y que deben ser seleccionadas en función del mensaje que queremos transmitir.

4. Darle formato a los textos

Una vez seleccionadas las fuentes, es hora de darles formato a los textos. Esto se logra a través de la elección de colores, tamaño, negrita, cursiva, etc. Es importante ser coherentes en la aplicación de estos elementos para que la jerarquía visual sea clara.

5. Combinar las fuentes

En algunos casos, puede ser necesario combinar varias fuentes para conseguir una jerarquía efectiva. En estos casos, es importante que las fuentes se complementen entre sí y que no generen una lectura confusa.

Consejos para una comunicación efectiva con tipografía moderna

A continuación, te presentamos algunos consejos para conseguir una comunicación efectiva con tipografía moderna:

1. Utiliza fuentes legibles

Es importante que las fuentes que elijamos sean legibles, sobre todo en aquellos textos que van a ser leídos en un formato digital. Una fuente ilegible puede generar confusión en el usuario y hacer que abandone la lectura.

2. Crea contraste

Para conseguir una jerarquía efectiva, es necesario crear contrastes en los distintos niveles de texto. Esto lo podemos conseguir a través de la elección de distintas fuentes, el tamaño de la fuente, los colores, entre otros elementos.

3. Simplifica

No es necesario utilizar decenas de fuentes para conseguir una jerarquía efectiva. En ocasiones, la simplicidad es la mejor opción. Es preferible utilizar una o dos fuentes de forma efectiva que muchas de forma confusa.

4. Cuida el espaciado

El espaciado entre letras y líneas es fundamental para conseguir una lectura cómoda y agradable. Es importante tener en cuenta estos espacios al momento de dar formato a los textos.

5. No tengas miedo de experimentar

La tipografía es un elemento muy versátil que nos permite experimentar y crear diseños realmente originales. No tengas miedo de experimentar con distintas fuentes y formatos para conseguir una comunicación efectiva.

Conclusiones

La tipografía es una disciplina fundamental en el diseño gráfico y sigue evolucionando constantemente. Utilizarla de forma efectiva es fundamental para conseguir una comunicación efectiva con el usuario. Para ello, es necesario diseñar con jerarquía, identificar los elementos principales, establecer una estructura, seleccionar las fuentes, darles formato y combinarlas si es necesario. Siguiendo los consejos que hemos compartido, será posible conseguir una comunicación efectiva con tipografía moderna que permita transmitir el mensaje de forma clara y precisa.