5 consejos para usar la tipografía sans-serif en diseño de carteles

Introducción

La tipografía sans-serif es una de las opciones más populares en el diseño de carteles. La simplicidad y claridad de estas fuentes las hacen ideales para transmitir mensajes con fuerza y sencillez. Aunque puede parecer fácil utilizar esta tipografía, hay algunas recomendaciones que pueden ayudar a sacar el mayor provecho de ella. En este artículo vamos a presentar 5 consejos para usar la tipografía sans-serif en el diseño de carteles.

Consejo 1: Elige la fuente adecuada

La elección de la fuente es esencial en cualquier diseño, y aún más en el caso de los carteles. La sans-serif es una familia de fuentes muy extensa, y dentro de ella hay muchas opciones que pueden encajar o no con el estilo de un determinado cartel. Por ejemplo, una fuente con trazos redondeados como la Helvetica Rounded puede dar un aire más amigable y relajado a un cartel, mientras que una fuente más geométrica y con trazos rectos como la DIN puede dar una sensación más tecnológica y moderna. Además, hay que tener en cuenta el tamaño de la fuente y su legibilidad. En los carteles es habitual utilizar fuentes grandes, por lo que hay que asegurarse de que la fuente elegida sea legible a esa escala. Las fuentes muy finas o con trazos muy cerrados pueden dificultar la lectura a larga distancia.

Consejo 2: Juega con la escala

La escala es una de las herramientas más poderosas en el diseño de carteles, y en el caso de la tipografía sans-serif puede ser especialmente útil. Al ser fuentes delgadas y sin adornos, las letras pueden agrandarse sin que pierdan legibilidad, y esto puede ser una buena manera de destacar ciertas palabras o frases. Además, se puede jugar con la escala para crear jerarquía visual en el cartel. Por ejemplo, se puede utilizar una fuente grande para el título principal, y luego ir reduciendo la escala de las palabras secundarias. También se pueden utilizar diferentes tamaños de letras para crear un efecto de movimiento o dinamismo en el diseño.

Consejo 3: Cuida el espaciado

El espaciado entre letras (kerning) y entre líneas (leading) es otra de las herramientas que el diseñador tiene para crear un diseño coherente y legible. En el caso de las fuentes sans-serif, el espaciado suele ser más amplio que en las serif, debido a que las letras no tienen detalles que las unan entre sí. Es importante ajustar el espaciado de las letras para que no se amontonen ni se separen demasiado entre sí. También hay que tener cuidado con el leading, ya que un leading demasiado estrecho puede hacer que las líneas se mezclen y dificulten la lectura.

Consejo 4: Combina con otras fuentes

Aunque la tipografía sans-serif puede ser suficiente para algunos diseños de carteles, en otros casos puede ser interesante combinarla con otras fuentes. Por ejemplo, se puede utilizar una fuente serif para dar un toque más clásico o elegante al cartel, o una fuente script para añadir un aspecto más personal o artesanal. Es importante elegir las fuentes adecuadas para combinar con la sans-serif, ya que no todas las combinaciones son acertadas. Es recomendable utilizar fuentes con un estilo similar o complementario, y jugar con los tamaños y colores para crear un efecto visual interesante.

Consejo 5: Añade color y texturas

Por último, la tipografía sans-serif se puede utilizar junto con el color para crear un impacto visual más potente. La ausencia de adornos en estas fuentes permite que el color tenga un mayor protagonismo, y puede utilizarse para destacar ciertas palabras o frases. Además, se pueden utilizar texturas o patrones para añadir interés visual al diseño. La combinación de una tipografía sans-serif con una textura rugosa, por ejemplo, puede crear un efecto de contraste muy interesante.

Conclusión

En resumen, la tipografía sans-serif es una de las opciones más populares en el diseño de carteles debido a su simplicidad y claridad. Sin embargo, para utilizarla de manera efectiva es importante seguir algunos consejos como elegir la fuente adecuada, jugar con la escala y el espaciado, combinar con otras fuentes, y añadir color y texturas. Siguiendo estas recomendaciones, se pueden crear diseños impactantes y coherentes que transmitan el mensaje de manera clara y efectiva.